Encuentran evidencia de que el cerebro humano puede percibir el campo magnético de la Tierra

Categoría/s: #somosunicoos, Ciencia, Física

Para algunas criaturas, el campo magnético que abraza a nuestro planeta sirve como una brújula para la navegación u orientación.

Las aves migratorias, las tortugas marinas y ciertos tipos de bacterias se cuentan entre las especies con este sistema de navegación incorporado. Pero ¿qué pasa con los humanos? Según un nuevo estudio, los humanos también pueden sentir el campo magnético de la Tierra.

El estudio, publicado el 18 de marzo en la revista eNeuro, proporciona la primera evidencia directa, a partir de exploraciones cerebrales, de que los humanos pueden hacerlo, probablemente a través de partículas magnéticas dispersas alrededor del cerebro.

La capacidad de detectar el campo magnético, llamada magnetorrecepción, se sugirió por primera vez que existía en los seres humanos en la década de 1980. Pero estudios posteriores del cerebro, a partir de la década de 1990, no encontraron evidencia de esta capacidad.

Pero ahora, con el acceso a las nuevas técnicas de análisis de datos, un grupo internacional de investigadores decidió echar otro vistazo.

Manipulando el campo magnético

Para estudiar si los humanos pueden sentir el campo magnético, se les pidió a 34 adultos que se sentaran en una habitación oscura y silenciosa equipada para simular en su interior el campo magnético de la Tierra. Las corrientes eléctricas viajaron a través de estas bobinas, cambiando el campo magnético en la estancia.

Se les dijo a los participantes que se relajaran y cerraran los ojos mientras los investigadores manipulaban el campo magnético a su alrededor. Durante el experimento, las máquinas de electroencefalograma (EEG) midieron un tipo de onda cerebral llamada onda alfa. Se sabe que las ondas alfa disminuyen en amplitud cuando el cerebro capta una señal, ya sea vista, sonido… o algo magnético.

El cerebro responde

De los 34 participantes, las exploraciones cerebrales de cuatro individuos mostraron fuertes reacciones a un cambio en el campo magnético: un cambio de noreste a noroeste. Este cambio sería igual a una persona fuera de la habitación que cambia su cabeza rápidamente de izquierda a derecha, excepto que la cabeza se mueve a través del campo magnético estático en lugar del campo que se mueve a su alrededor.

En los cuatro individuos, las ondas cerebrales alfa disminuyeron en amplitud hasta en un 60 por ciento. Pero respondieron solo cuando el campo cambió de noreste a noroeste, no en la otra dirección.

«Realmente no esperábamos una respuesta asimétrica», dijo Connie Wang, una de las investigadoras del estudio. Aunque no está claro por qué sucedió esto, los investigadores creen que podría ser algo exclusivo de las personas, tal como algunas personas son diestras y otras zurdas.

Varios participantes también tuvieron una fuerte respuesta a otro conjunto de experimentos que cambiaron la inclinación del campo, que es lo que sucedería si viajaras entre los hemisferios norte y sur.

Para garantizar que los resultados no fueran una casualidad, las personas que respondieron al estudio fueron reexaminadas varias semanas después, y los resultados se mantuvieron. Stuart Gilder, profesor de geofísica en la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich que no formó parte del nuevo estudio, dijo que los resultados repetidos hicieron que el estudio fuera convincente.

Gilder dijo que no veía el hallazgo de que la mayoría de las personas no podían percibir el campo magnético como un conteo en contra del estudio, porque la capacidad se podía expresar de manera diferente en diferentes cerebros. «Algunas personas son realmente buenas en arte y otras son realmente buenas en matemáticas», dijo Gilder. Los órganos no «tienen que comportarse o reaccionar de la misma manera».

¿De dónde viene este «sexto sentido»?

No está claro por qué algunos humanos parecen tener esta capacidad, pero en teoría, la habilidad podría ayudar con la orientación, o ser un remanente de una habilidad que evolucionó desde el principio para ayudar a las criaturas, incluso a los antiguos cazadores y recolectores, a orientarse. «Muchos animales usan el campo magnético de la Tierra para la navegación», dijo Wang. «Hay una variedad tan amplia de criaturas que tienen este sentido que creemos que los humanos, al menos, tienen algunos remanentes de este sentido, incluso si ya no lo usamos tanto en nuestra vida diaria».

Y quedan muchas preguntas sobre como funciona la magnetorrecepción en general. De hecho, los científicos han descubierto cómo funciona la magnetorrecepción en un solo tipo de criatura: un tipo de bacteria llamada bacteria magnetotáctica. Estos microbios migran a lo largo de las líneas de campo del campo magnético de nuestro planeta utilizando partículas magnéticas llamadas magnetita (Fe3O4).

Se sabe que estas partículas de magnetita existen en el cerebro humano durante décadas, y fueron encontradas por primera vez por Joseph Kirschvink, profesor de geobiología en Caltech, quien es el autor principal del nuevo estudio.

Además, un estudio publicado en agosto de 2018 en la revista Scientific Reports del grupo de Gilder descubrió que estas partículas magnéticas estaban dispersas por todo el cerebro humano. Los autores de ese estudio concluyeron que su presencia generalizada en el cerebro sugería que las partículas probablemente tenían algún tipo de propósito biológico.

 

Fuente: Live Science

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *