¿Cómo se expresan los números de Fibonacci en la naturaleza?

¿Cómo se expresan los números de Fibonacci en la naturaleza?

¿Existe una ecuación mágica para el universo? Probablemente no, pero hay algunas bastante comunes que encontramos una y otra vez en el mundo natural. Por ejemplo, los números de Fibonacci: una secuencia de números y una proporción correspondiente que refleja varios patrones que se encuentran en la naturaleza, desde una piña hasta la curva de un caparazón de Nautilus o el giro de un huracán.

El orden es el siguiente: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144… La ecuación que lo describe se ve así: Xn+2= Xn+1 + Xn. Básicamente, el número es la suma de los dos anteriores. Esta serie de números se conoce como los números de Fibonacci o la secuencia de Fibonacci. La relación entre los números de la sucesión de Fibonacci (1,6180339887498948482…) se denomina con frecuencia proporción áurea o número áureo.

La proporción áurea en la naturaleza

Si bien algunas semillas, pétalos y ramas de plantas, etc. siguen la secuencia de Fibonacci, ciertamente no refleja cómo crecen todas las cosas en el mundo natural. Y el hecho de que se pueda aplicar una serie de números a un objeto no implica necesariamente que haya una correlación entre las cifras y la realidad. Al igual que con las supersticiones numerológicas, como que las personas famosas mueran en conjuntos de tres, a veces una coincidencia es solo una coincidencia.

Coliflor romanesco
Brassica oleracea ‘Romanesco’

Pero mientras algunos argumentarían que la prevalencia de los números de Fibonacci en la naturaleza es exagerada, aparecen con la suficiente frecuencia como para demostrar que reflejan algunos patrones que ocurren naturalmente. Por lo general, puedes detectarlos estudiando la forma en que crecen varias plantas. Aquí están algunos ejemplos:

Semillas, piñas, frutas y verduras: mira la variedad de semillas en el centro de un girasol y notarás lo que parecen patrones en espiral que se curvan hacia la izquierda y hacia la derecha. Sorprendentemente, si cuentas estas espirales, tu total será un número de Fibonacci. Divide las espirales en las que apuntan hacia la izquierda y hacia la derecha y obtendrás dos números de Fibonacci consecutivos.

Flores y ramas: algunas plantas expresan la secuencia de Fibonacci en sus puntos de crecimiento, los lugares donde se forman o se dividen las ramas de los árboles. Un tronco crece hasta que produce una rama, lo que resulta en dos puntos de crecimiento. El tronco principal luego produce otra rama, lo que resulta en tres puntos de crecimiento. Luego, el tronco y la primera rama producen dos puntos de crecimiento más, lo que eleva el total a cinco. Este patrón continúa, siguiendo los números de Fibonacci. Además, si cuentas la cantidad de pétalos de una flor, a menudo encontrarás que el total es uno de los números en la secuencia de Fibonacci.

plantas fibonacci

Abejas: una colonia de abejas consiste en una reina, algunos zánganos y muchas obreras. Las abejas hembras (reinas y obreras) tienen dos padres, un zángano y una reina. Los drones, por otro lado, nacen de huevos no fertilizados. Esto significa que tienen un solo padre. Por lo tanto, los números de Fibonacci expresan el árbol genealógico de un zángano en el sentido de que tiene un padre, dos abuelos, tres bisabuelos, etc.

La proporción áurea se expresa en conchas en espiral. En la ilustración de arriba, las áreas de crecimiento de la concha están trazadas en cuadrados. Si los dos cuadrados más pequeños tienen un ancho y una altura de 1, entonces el cuadro de abajo tiene medidas de 2. Los otros cuadros miden 3, 5, 8, 13, 21, etc.

Tormentas: Los sistemas de tormentas como huracanes y tornados a menudo siguen la secuencia de Fibonacci. La próxima vez que veas un huracán en espiral en el radar meteorológico, observa las inconfundibles proporciones de Fibonacci de la espiral de nubes en la pantalla.

Huracán

El cuerpo humano: Mírate bien en el espejo. Notarás que la mayoría de las partes de tu cuerpo siguen los números uno, dos, tres y cinco. Tienes una nariz, dos ojos, tres segmentos en cada extremidad y cinco dedos en cada mano. Las proporciones y medidas del cuerpo humano también se pueden dividir en términos de la proporción áurea. Las moléculas de ADN siguen esta secuencia, midiendo 34 angstroms de largo y 21 angstroms de ancho por cada ciclo completo de la doble hélice.

¿Por qué tantos patrones naturales reflejan la secuencia de Fibonacci? Los científicos han reflexionado sobre la cuestión durante siglos. En algunos casos, la correlación puede ser solo una coincidencia. En otras situaciones, la relación existe porque ese patrón de crecimiento particular evolucionó como el más efectivo. En las plantas, esto puede significar la máxima exposición para las hojas hambrientas de luz o la máxima disposición de las semillas.

Donde hay menos acuerdo es si la sucesión de Fibonacci se expresa en el arte y la arquitectura. Aunque algunos libros dicen que la Gran Pirámide y el Partenón (así como algunas de las pinturas de Leonardo dan Vinci) se diseñaron utilizando la proporción áurea, cuando se prueba, se descubre que no es cierto.

 

Fuente: Howstuffworks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.