La importancia de fomentar la confianza de los docentes en la tecnología

Desde hace unos años, la tecnología tiene una gran importancia en la educación y se ha convertido en una parte cotidiana de la vida en el aula. Para preparar a los estudiantes para un mundo basado en la tecnología, necesitan desarrollar sus habilidades técnicas en clase.

Esto significa que, además de la pedagogía, la psicología y un profundo conocimiento de su tema, los docentes ahora necesitan agregar una capa de conocimiento digital a su conjunto de habilidades. Para los “recién llegados” a la enseñanza, esto puede no parecer un gran problema. Pero para muchos otros, mantenerse al día con una escena tecnológica en constante cambio puede resultar complicado y abrumador.

Los instructores deben confiar en el uso de la tecnología

No es suficiente solo conocer las últimas aplicaciones educativas o llevar tablets a clase de vez en cuando. Los maestros deben sentirse completamente cómodos con las herramientas que utilizan. Todos sabemos que incluso un estudiante de infantil puede detectar el miedo o la incertidumbre en los adultos, por lo que es difícil ocultar la competencia con la tecnología. Pero cuando los instructores realmente se sumergen y se sienten bien con lo que están haciendo, los estudiantes son más receptivos y están más involucrados en el proceso de aprendizaje.

Esto no quiere decir que la perfección sea la meta. Todo el mundo experimentará fallos y tropiezos en el camino al traer nuevos dispositivos o programas al aula. Pero cuando los maestros se sienten confiados en general sobre lo que están haciendo, esa actitud se reflejará en los estudiantes cuando trabajen juntos para resolver problemas y tratar la nueva tecnología como la herramienta útil que es, y no como algo a lo que temer.

Lo primero es lo primero: desarrollo profesional

Cada vez que se introduce una nueva tecnología en una escuela, se requiere capacitación. Esto puede llevar un tiempo, pero es una inversión crítica si se espera aprovechar al máximo un nuevo dispositivo o programa.

Si bien algunos profesores estarán listos para comenzar después de aprender lo básico, muchos otros necesitarán práctica adicional, por lo que se debe considerar agregar opciones de desarrollo profesional dirigidas a proporcionar tiempo y espacio para sentirse cómodo con la nueva tecnología. Éstas pueden ser sesiones con el personal de TI, un café donde los maestros practiquen una nueva habilidad en grupos pequeños, o sesiones de capacitación adicionales que disminuyen la velocidad del “volcado de información” y permiten más tiempo para familiarizarse con un nuevo sistema. Una mezcla de aprendizaje formal e informal distribuido a lo largo del tiempo proporcionará apoyo a largo plazo para la confianza de los maestros con la nueva tecnología.

 Consejos para aumentar la confianza al usar la tecnología

Incluso si el centro escolar no planea introducir ninguna tecnología nueva a corto plazo, aún pueden sentarse unas bases para aumentar la confianza y la habilidad de los profesores con los programas ya existentes.

  • Alentar la experimentación

Puede tomar varios intentos antes de encontrar la tecnología perfecta. Los maestros deben sentirse libres de probar todo tipo de nuevos programas e ideas para ver qué funciona y qué no funciona. ¡La experimentación empodera!

  • Volver a lo básico

La buena enseñanza es lo primero. Lo que significa que cualquier tecnología que se introduce en el aula debe estar al servicio de los objetivos de aprendizaje, no solo la tecnología por sí misma.

  • Colaborar y consultar

Compartir ideas sobre lo que funciona es la mejor manera de fomentar el éxito y aumentar el entusiasmo por la tecnología en el aula. Es necesario crear un tiempo y un lugar para que los profesores compartan sus ideas tecnológicas preferidas con sus colegas, y hacer una sesión de preguntas y respuestas para que todos puedan obtener una comprensión profunda antes de probar una nueva idea por sí mismos.

  • Mirar más allá

También es una buena idea mirar más allá de las cuatro paredes del centro para obtener grandes ideas sobre la tecnología. Una gran idea es usar la LMS (sistema de gestión de aprendizaje) para iniciar un repositorio online para las buenas ideas que se encuentren en periódicos, blogs, redes sociales, etc. Al hacer que éstas estén fácilmente disponibles para todos, siempre habrá un lugar donde buscar inspiración.

Crear un espacio donde la colaboración y la experimentación son la norma, permite a los instructores descubrir qué funciona mejor para ellos, un ingrediente clave para sentirse cómodo con cualquier nueva iniciativa tecnológica.

 

Fuente: Schoology

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *