Ley de Stigler: ¿Por qué ningún descubrimiento científico lleva el nombre de su descubridor?

«Por qué ningún descubrimiento científico lleva el nombre de su descubridor». Es fácil pensar que el titular no es correcto… Después de todo, ¡hay tantos ejemplos que demuestran que está equivocado! ¿O no?

¿Qué pasa con la ecuación de Arrhenius, que describe la dependencia de la temperatura de las velocidades de reacción, que lleva el nombre del químico sueco Svante Arrhenius? ¿O los números de Fibonacci (1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55 …), llamados así por el matemático italiano Fibonacci? ¿O esferas de Dyson, estructuras teóricas construidas alrededor de estrellas para recolectar su energía, descritas en detalle por el físico estadounidense Freeman Dyson?

Bueno, ni Arrhenius, Fibonacci ni Dyson realmente descubrieron esas cosas. La ecuación de Arrhenius fue propuesta por primera vez por el químico holandés J. H. van ‘t Hoff. Los números de Fibonacci estaban bien documentados en las matemáticas indias más de 1400 años antes de que Fibonacci los popularizara. Y Freeman Dyson admite libremente que la idea de las «esferas Dyson» se le ocurrió al autor británico de ciencia ficción Olaf Stapledon y simplemente la desarrolló y popularizó aún más.

Esfera Dyson
Esfera Dyson – Crédito : Віщун/Wikimedia Commons

Estos ejemplos, y muchos más, ejemplifican la ley de la eponimia de Stigler, que sostiene que “ningún descubrimiento científico lleva el nombre de su descubridor original”. Y fiel a su propia ley, el estadístico de la Universidad de Chicago Stephen Stigler atribuye su «descubrimiento» epónimo al eminente sociólogo Robert K. Merton.

La ley de Stigler demuestra con humor algunas características fundamentales del descubrimiento científico. En primer lugar, las ideas nuevas que cambian el mundo rara vez provienen de una sola fuente. Aunque los relatos históricos a menudo hablan de científicos solitarios que se opusieron audazmente al status quo mediante una investigación incansable, como si sin sus esfuerzos la humanidad nunca hubiera tropezado con sus innovaciones, la realidad es que hay nuevas ideas esperando ser descubiertas. Tomemos, por ejemplo, la Primera y Segunda ley de la mecánica de Newton, que fueron propuestas y descritas independientemente por Galileo Galilei, Robert Hooke y Christiaan Huygens.

Stephen Stigler
Stephen Stigler at the west side of the Museum of Science and Industry (Robert Kozloff/The University of Chicago)

En segundo lugar, la ley de Stigler muestra que la revolución científica es en realidad un proceso lento. El cambio radical rara vez llega con el descubrimiento más temprano de una noción novedosa. Por lo general, la persona que populariza las ideas es la que recibe el crédito. El límite de Chandrasekhar es la masa máxima de una estrella enana blanca estable. Fue descrito por primera vez por Wilhelm Anderson y E. C. Stoner en 1929, pero fue ignorado por la mayoría de los astrofísicos porque requería la existencia de agujeros negros, que entonces era una idea tabú. El brillante y joven astrofísico indio Subrahmanyan Chandrasekhar cambió de opinión un año más tarde, después de refinar la idea de Stoner y Anderson con nuevas y convincentes matemáticas.

Bosón de Higgs
Imagen de simulación de la generación del bosón de Higgs – Crédito: Lucas Taylor / CERN, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

En tercer lugar, la ley de Stigler muestra que la ciencia es verdaderamente un campo colaborativo. Las ideas no se sacan mágicamente de un sombrero (o un cerebro), se construyen pieza por pieza, ideas que complementan las ideas. Muchas, muchas personas pueden estar involucradas en un solo descubrimiento, pero generalmente solo una recibe la mayor parte del crédito. Tomemos el bosón de Peter Higgs, creado por cientos en colisionadores de partículas en todo el mundo, y teorizado por primera vez por los físicos Robert Brout y François Englert.

Cometa Halley
Cometa Halley – Crédito: Pablo Carlos Budassi, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Mira hacia el cielo nocturno en 2062 y verás otro maravilloso ejemplo de la ley de Stigler: el cometa Halley (arriba en la foto). Los cálculos del astrónomo británico Edmund Halley nos informaron de cuándo podemos esperar que el cometa pase cerca de la Tierra, aproximadamente cada 75 años. Sin embargo, innumerables humanos lo describieron a lo largo de los siglos, comenzando desde el 240 a. C.

 

Fuente: RealClearScience

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *