¿Qué pasaría si la Luna no existiera?

Hace cincuenta años se dieron los primeros pasos humanos en otro mundo cuando Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins llevaron el Apolo 11 a la Luna.

Fue, como tantos grandes logros humanos, un esfuerzo complejo y tenso. No solo por el desarrollo monumental de la tecnología y el conocimiento que se requerían, sino también por la mezcla de voluntades políticas y sociales que existían.

No es de extrañar que hayamos pasado la mayor parte del medio siglo pasado, desde ese primer aterrizaje, tratando de entender por qué lo hicimos, por qué dejamos de hacerlo y si queremos volver a hacerlo.

Pero, ¿y si la Luna nunca hubiera existido?

Para empezar, sabemos que la historia geofísica y climatológica del planeta habría sido diferente. Aunque todavía existe una gran incertidumbre sobre el mecanismo por el cual se formó la Luna, los escenarios más favorecidos actualmente implican una colisión importante entre una proto-Tierra y otro objeto protoplanetario del tamaño de Marte. Ese evento alteró para siempre muchos aspectos de la evolución de la Tierra. Por ejemplo, con un satélite natural relativamente grande que ejerce fuerzas gravitacionales sobre él, el comportamiento de rotación de la Tierra ha sido bastante diferente de lo que hubiera sido de otra manera, la duración del día ha aumentado más rápidamente que sin luna y las variaciones naturales en la dirección del eje de rotación de la Tierra, sus polos, han sido menores de lo que serían de otra manera.

Una duración del día más corta y variaciones axiales como estas habrían alterado la historia climática de la Tierra y, casi con seguridad, habrían cambiado las trayectorias de cualquier vida que evolucionó en ella.

Pero si una especie como nosotros aún hubiera surgido, su panorama para la exploración extraterrestre también habría sido radicalmente diferente. Sin un gran satélite natural, a tan solo 384.400 km de distancia, no habría un viaje «fácil» a otro mundo.

Si hubiera una primera misión humana a otro mundo, probablemente tendría que ser en Marte o en un asteroide. Pero esto seguramente tendría que involucrar prototipos de naves espaciales mucho más extensos y complejos y sistemas de soporte vital para el espacio profundo, sin algunas de las opciones de seguridad como la trayectoria de retorno libre lunar.

También podría darse el caso de que, afectados por una sensación de aislamiento cósmico, los ocupantes de ese mundo sin luna decidieran que no vale la pena explorar más allá y se centraran en tratar con los inevitables cambios climáticos por su eje de giro oscilante.

Por supuesto, es imposible saber con exactitud cómo sería realmente nuestro mundo sin la Luna, tanto físicamente como en términos de exploración humana. Pero una cosa parece clara: probablemente damos demasiado por sentado la existencia de nuestro satélite natural. No todos los planetas habitados del universo tendrán su propia puerta de entrada al cosmos.

 

Fuente: Scientific American

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *