El temido Artículo 13 y cómo afectará a la web

Durante los últimos años, hemos leído y escuchado mucho sobre la infracción de los derechos de autor. Tanto las principales empresas de entretenimiento como los artistas individuales se han quejado de que su trabajo se ha devaluado debido a lagunas legales y sitios web malintencionados. Sin embargo, los legisladores europeos parecen ser los primeros en actuar. En septiembre, el Parlamento Europeo aprobó una nueva y controvertida Directiva de derechos de autor que podría obligar a los gigantes de la tecnología a hacer mucho más para detener la propagación de material con copyright en sus plataformas. La Directiva de la Unión Europea sobre Derechos de Autor en el Mercado Único Digital, para darle su nombre completo, está diseñada para actualizar las leyes de copyright existentes para la era de Internet.

En pocas palabras, la Directiva otorga más responsabilidad a sitios web como YouTube, Facebook y Twitter para garantizar que los derechos de autor no se compartan de forma ilegal en sus plataformas. Hasta ahora, la responsabilidad ha estado principalmente en los titulares del copyright, generalmente las compañías que producen audio, vídeo o contenido escrito, para hacer cumplir la protección de los derechos de autor, pero bajo la nueva ley esta responsabilidad pasará a las principales plataformas.

En el corazón de la Directiva se encuentran dos artículos divisivos, el artículo 11 y el artículo 13, que se han denominado artículos de “impuesto al link” y “prohibición del meme”, respectivamente. Los críticos argumentan que estos artículos significan que las plataformas deberán pagar una tarifa para compartir un enlace a un artículo de noticias y comenzar a filtrar y eliminar los contenidos con copyright.

Pero la Directiva todavía no es ley. Todavía tiene que pasar por una serie de pasos antes de que se establezca, y luego debe ser implementada por los estados miembros.

¿Qué es la Directiva sobre Derechos de Autor?

La Directiva de la Unión Europea sobre Derechos de Autor está diseñada para limitar la forma en que se comparte el contenido con copyright en las plataformas online. Las directivas de la UE son una forma de legislación que establece un objetivo para que los estados miembros lo logren, por lo tanto, se espera que todos los estados miembros de la UE finalmente aprueben su propia legislación nacional de acuerdo con los términos de éstas.

La Directiva de Copyright a veces es denominada “Artículo 13”, debido a su componente más controvertido: el artículo que requeriría que las plataformas filtren o eliminen material protegido por copyright de sus sitios web. Es este artículo el que la gente piensa que podría interpretarse como la “prohibición de los memes”.

La Directiva haría que las plataformas online y los sitios agregadores de noticias o lectores de RSS sean responsables de las infracciones de derechos de autor, y supuestamente dirijan más ingresos de los gigantes tecnológicos hacia artistas y periodistas. Según la legislación vigente, plataformas como YouTube no son responsables de las violaciones de derechos de autor, aunque deben eliminar ese contenido cuando así lo indiquen los propietarios de los derechos. Los defensores de la Directiva argumentan que las personas escuchan, miran y leen material con copyright sin que los creadores reciban el pago correspondiente.

Si bien la versión modificada de la Directiva sobre derechos de autor está compuesta por 17 artículos individuales, los puntos más importantes y controvertidos son el artículo 13 y el artículo 11.

#saveyourinternet

Artículo 13

Esta es la parte de la Directiva que más preocupa a la mayoría de las personas. Redactado con un lenguaje que puede resultar ambiguo e impreciso, este artículo señala en su apartado 1 que “los proveedores de servicios de la sociedad de la información que almacenen y faciliten acceso público a grandes cantidades de obras u otras prestaciones cargadas por sus usuarios adoptarán las medidas pertinentes para asegurar el correcto funcionamiento de los acuerdos celebrados con los titulares de derechos para el uso o para impedir que estén disponibles en sus servicios”.

Añade, entre las medidas a tomar, “el uso de técnicas efectivas de reconocimiento de contenidos”. Estas técnicas de reconocimiento de contenidos sugeridas por la propia Directiva serán, señala el apartado 3 del artículo, “adecuadas y proporcionadas, teniendo en cuenta, en particular, la naturaleza de los servicios, la disponibilidad de las tecnologías y su eficacia a la luz de la evolución tecnológica”.

Para la EFF, implica que “los sitios que permitan a los usuarios publicar textos, sonidos, códigos, imágenes fijas o en movimiento u otras obras protegidas por copyright para consumo público tendrán que filtrar todas las contribuciones de sus usuarios mediante una base de datos de obras protegidas por derechos de autor”.

La razón por la que este artículo ha sido apodado como la “prohibición de los memes” es que nadie está seguro de si los memes, que a menudo se basan en imágenes con derechos de autor, incumplirán estas leyes. Los defensores de la legislación argumentan que los memes están protegidos como parodias y, por lo tanto, no se requiere que se eliminen de acuerdo con esta Directiva, pero otros argumentan que los filtros no podrán distinguir entre los memes y otro material con derechos de autor, por lo que terminarán siendo capturados de todos modos.

Artículo 11

El artículo pretende que los agregadores de noticias paguen a los editores por el uso de fragmentos de sus artículos en sus plataformas. Las publicaciones de prensa “pueden obtener una remuneración justa y proporcionada por el uso digital de sus publicaciones por parte de los proveedores de servicios de la sociedad de la información”, establece la Directiva.

Nadie está realmente seguro de cómo funcionaría esto tampoco. ¿Cuánto de un artículo debe compartirse antes de que una plataforma deba pagar al editor? La Directiva establece que las plataformas no tendrán que pagar si comparten “meros hipervínculos que van acompañados de palabras individuales”, pero como la mayoría de los enlaces están acompañados por más de un par de palabras, parece que muchas plataformas romperían la regla sin siquiera darse cuenta.

La Directiva contiene una exención para el “uso legítimo privado y no comercial de publicaciones de prensa por parte de usuarios individuales”, por lo que no parece que las personas que compartan enlaces en plataformas sociales tengan que echar mano de sus bolsillos. Pero incluso esto está abierto a la interpretación. ¿Alguien con un gran número de seguidores en las redes sociales, que publica anuncios para esa audiencia, es una entidad “privada y no comercial”?

Otros artículos

El Artículo 12a podría impedir que cualquier persona que no sea el organizador oficial de un evento deportivo publique vídeos o fotos de ese evento. Esto podría poner fin a los GIFs de deportes virales e incluso podría impedir que las personas que asistieron al evento publiquen fotos en las redes sociales. Pero al igual que con los artículos anteriores, todo esto depende de cómo los estados miembros interpretan la Directiva cuando se convierta en ley nacional.

¿Quién está a favor y en contra de la Directiva?

La Directiva de copyright ha ganado críticas en ambos lados del debate.

A favor hay organismos de la industria que representan a los productores de contenido. Estos incluyen la ‘Sociedad de Autores’, la Alianza para la Propiedad Intelectual con sede en el Reino Unido, etc. En junio de 2018, 84 organizaciones europeas de música y medios de comunicación, incluidos Universal Music Group y Waner Music Group, declararon públicamente su apoyo a la Directiva.

En el otro lado del debate, los críticos de la Directiva, son quizás los que más están alzando la voz. Incluyen el influyente lobby de Silicon Valley, la CCIA, cuyos miembros incluyen Google, Facebook, eBay y Amazon.

El 22 de octubre, la directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, hizo una publicación en el blog advirtiendo sobre el impacto de la Directiva. La publicación comienza diciendo que YouTube nunca ha sido tan popular como hoy en día. El servicio de transmisión multimedia tiene más de mil millones de espectadores cada mes. Al mismo tiempo, Wojcicki habla sobre los peligros del Artículo 13 y sobre cómo la empresa está bajo asedio en la Unión Europea.

Wojcicki dice que “esta legislación representa una amenaza tanto para tu sustento como para tu capacidad de compartir tu voz con el mundo”. También agregó que “si se implementa como se propone, el Artículo 13 amenaza a cientos de miles de empleos”, continuó, antes de dirigir a los lectores a llevar el tema a las redes sociales con el hashtag “#SaveYourInternet”. Ciertamente, parece que no está exagerando, dado que YouTube pronto podría verse obligada a usar mecanismos bastante rigurosos que evitarían que un gran porcentaje de contenido apareciera en la plataforma.

El 12 de junio, un numeroso grupo de personas relevantes de Internet, entre ellas el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales y Tim Berners-Lee, firmaron una carta abierta argumentando contra la Directiva. A pesar de que la Directiva incluye una excepción que excluye explícitamente a Wikipedia y GitHub de estas reglas, ambas compañías han mantenido su oposición a ésta.

Julia Reda, eurodiputada y miembro del Partido Pirata de Alemania, encabeza la oposición a la Directiva sobre derechos de autor en el Parlamento Europeo. “Los legisladores observaron los derechos de autor principalmente a través de una lente muy particular: la de las grandes compañías de medios, con su control decreciente sobre los canales de distribución”, argumentó en un artículo después de la votación. “Nuestra libertad de expresión online es demasiado valiosa para desperdiciarla como munición en una batalla corporativa.”

¿Qué es lo siguiente?

Como se señaló anteriormente, la nueva Directiva de derechos de autor ya fue aprobada gracias al Parlamento Europeo. Sin embargo, la nueva ley aún debe ser aprobada por la Comisión Europea, el Consejo y el Parlamento. Esto sucederá una vez que la redacción final esté lista. Según los planes actuales, la Directiva debería regresar al Parlamento Europeo en enero de 2019. En caso de que se apruebe, los miembros de la UE tendrán dos años para implementarla completamente.

Como puedes ver, el artículo 13 podría tener graves consecuencias. Por lo tanto, es hora de tomar cartas en el asunto y ver cómo tú, como individuo, puedes ayudar. Sigue todo el proceso en Twitter bajo el hashtag #saveyourinternet y ayúdanos a difundirlo.

 

Fuente: WiredTechNaduXataka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *