Tipos de ondas electromagnéticas

El espectro electromagnético abarca todas las frecuencias de onda, incluida la radio, la luz visible y los rayos X. Todas las ondas electromagnéticas están formadas por fotones que viajan a través del espacio hasta que interactúan con la materia: algunas ondas son absorbidas y otras reflejadas. Aunque las ciencias generalmente clasifican las ondas electromagnéticas en siete tipos básicos, todas son manifestaciones del mismo fenómeno.

Ondas de radio: comunicación instantánea

Las ondas de radio son las ondas de frecuencia más baja en el espectro electromagnético. La pueden usar para transportar otras señales a receptores que posteriormente traducen estas señales en información utilizable. Muchos objetos, tanto naturales como artificiales, emiten ondas de radio. Todo lo que emite calor emite radiación en todo el espectro, pero en diferentes cantidades. Las estrellas, los planetas y otros cuerpos cósmicos emiten ondas de radio. Las estaciones de radio y televisión y las compañías de teléfonos móviles producen ondas de radio que transmiten señales que las antenas recibirán en el televisor, radio o teléfono.

Microondas: datos y calor

Las microondas son las segundas ondas de frecuencia más bajas en el espectro electromagnético. Mientras que las ondas de radio pueden tener hasta kilómetros de longitud, las microondas miden unos pocos centímetros. Debido a su mayor frecuencia, las microondas pueden penetrar obstáculos que interfieren con las ondas de radio, como las nubes, el humo y la lluvia. Las microondas llevan radares, llamadas telefónicas a teléfonos fijos y transmisiones de datos por computadora, además de preparar tu cena. Los restos de microondas del «Big Bang» irradian desde todas las direcciones en todo el universo.

Ondas infrarrojas: calor invisible

Las ondas infrarrojas están en el rango medio-bajo de frecuencias en el espectro electromagnético, entre microondas y luz visible. El tamaño de las ondas infrarrojas varía desde unos pocos milímetros hasta longitudes microscópicas. Las ondas infrarrojas de longitud de onda más larga producen calor e incluyen la radiación emitida por el fuego, el sol y otros objetos que producen calor. Los rayos infrarrojos de longitud de onda más corta no producen mucho calor y se utilizan en mandos a distancia o equipos de visión nocturna.

Rayos de luz visibles

Las ondas de luz visibles te permiten ver el mundo que te rodea. Las personas experimentan las diferentes frecuencias de luz visible como los colores del arco iris. Las frecuencias se mueven desde las longitudes de onda más bajas, detectadas como rojas, hasta las longitudes de onda visibles más altas, detectadas como tonos violetas. La fuente natural más notable de luz visible es, por supuesto, el sol. Los objetos se perciben como colores diferentes en función de las longitudes de onda de luz que absorbe un objeto y que refleja.

Ondas ultravioleta: luz energética

Las ondas ultravioleta tienen longitudes de onda aún más cortas que la luz visible. Éstas son la causa de las quemaduras solares y pueden causar cáncer en los organismos vivos. Los procesos de alta temperatura emiten rayos UV: estos pueden ser detectados en todo el universo. La detección de ondas UV ayuda a los astrónomos, por ejemplo, a aprender sobre la estructura de las galaxias.

Rayos X: radiación penetrante

Los rayos X son ondas de energía extremadamente alta con longitudes de onda entre 0.03 y 3 nanómetros, no mucho más largas que un átomo. Los rayos X son emitidos por fuentes que producen temperaturas muy altas como la corona del sol, que es mucho más caliente que la superficie. Las fuentes naturales de rayos X incluyen fenómenos cósmicos enormemente energéticos, como púlsares, supernovas y agujeros negros. Los rayos X se usan comúnmente en la tecnología de imágenes para ver las estructuras óseas dentro del cuerpo.

Rayos gamma: energía nuclear

Las ondas gamma son las ondas electromagnéticas de mayor frecuencia, y son emitidas solo por los objetos cósmicos más energéticos, como púlsares, estrellas de neutrones, supernovas y agujeros negros. Las fuentes terrestres incluyen rayos, explosiones nucleares y desintegración radiactiva. Las longitudes de onda de las ondas gamma se miden en el nivel subatómico y en realidad pueden pasar a través del espacio vacío dentro de un átomo. Los rayos gamma pueden destruir las células vivas. Afortunadamente, la atmósfera de la Tierra absorbe los rayos gamma que llegan al planeta.

 

Fuente: Sciencing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *