Cambio climático: un grave problema para la salud mundial

Desde que el cambio climático provocado por el hombre surgió en la conciencia pública a finales de la década de 1980, las noticias y las campañas de sensibilización sobre el tema han estado acompañadas principalmente por imágenes de osos polares y hielo derretido, lo que refuerza los conceptos erróneos comunes de que los impactos están muy lejos en el espacio y tiempo de nuestra vida cotidiana.

En una encuesta, recientemente llevada a cabo en EE.UU, el 58% de las personas creen que ellos mismos no se verán perjudicadas por el cambio climático, mientras que el 61% había pensado poco o nada en cómo el cambio climático podría afectar a la salud.

Sin embargo, la creciente evidencia científica ha llevado a los expertos a concluir que el cambio climático presenta «la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI». Existen muchas vías diferentes por las cuales la salud humana, el agua, los alimentos, la economía, la infraestructura y la seguridad ya se han visto afectadas por las amenazas climáticas.

Estas son 8 de las principales maneras en las que el cambio climático perjudica nuestra salud hoy y la amenaza mañana:

La frecuencia, la intensidad y la duración de las olas de calor, las sequías, los incendios forestales, las inundaciones y las tormentas están aumentando debido al cambio climático

La manifestación más conocida y visible del cambio climático hasta la fecha es probablemente la creciente volatilidad de los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo, que causan muertes, lesiones, enfermedades, etc. Los investigadores han estimado que los desastres relacionados con el clima causaron 2,52 millones de muertes en todo el mundo entre 1980 y 2013. Además del creciente campo de investigación de los estudios de atribución, los científicos pueden descubrir el papel que jugó el cambio climático en el aumento de la probabilidad y/o la gravedad de un evento extremo. Algunos han ido incluso más lejos para hacer una conexión directa con el número de muertes humanas.

A medida que las temperaturas promedio continúan aumentando, también lo harán los trastornos relacionados con el calor

Además de las olas de calor, el cambio climático generalmente provoca que las temperaturas aumenten, los días calurosos se vuelvan más comunes y los veranos duren más.

En las ciudades, este problema se ve agravado por el efecto de la «isla de calor urbana«, que puede hacer que las temperaturas sean entre 1 y 5 ° C más altas que en las áreas rurales circundantes. La exposición al calor extremo puede provocar enfermedades graves e incluso la muerte, y los grupos más vulnerables incluyen niños, ancianos y personas que realizan trabajos o actividades al aire libre.

Un ejemplo imprevisto de «climas canarios» ha surgido en América Central y el sur de México, donde más de 20.000 trabajadores de la caña de azúcar han muerto a causa de una enfermedad renal crónica probablemente causada por temperaturas extremas y condiciones de empleo que impiden una hidratación adecuada y el descanso. Patrones similares están apareciendo en trabajadores de todo el mundo en India, Sri Lanka y Tailandia.

El cambio climático puede exacerbar la contaminación del aire

Además del hecho de que el cambio climático y la contaminación del aire comparten muchas fuentes importantes (quema de combustibles fósiles y biomasa), los cambios climáticos en los patrones climáticos y los niveles más altos de dióxido de carbono también podrían empeorar la calidad del aire en muchas regiones del mundo. Los efectos incluyen concentraciones elevadas de ozono, mayor actividad de incendios forestales y niveles más altos de polvo y polen arrastrados por el viento.

Los efectos dañinos para la salud de la contaminación del aire incluyen una gran cantidad de enfermedades cardíacas y pulmonares agudas y crónicas que conducirán a la pérdida de días escolares y laborales, visitas al hospital e incluso muerte prematura. También hay evidencia emergente de que la contaminación del aire puede reducir la fertilidad y es dañina para el cerebro, lo que causa retrasos en el desarrollo y autismo en los niños, así como también reduce el coeficiente intelectual y aumenta la enfermedad de Alzheimer en adultos.

Las concentraciones elevadas de dióxido de carbono (CO2) están asociadas con una disminución del rendimiento cognitivo humano

Los niveles elevados de CO2 en los edificios y viviendas son una preocupación bien conocida en la calidad del aire interior, con estudios que informan asociaciones con disminuciones en el rendimiento cognitivo. Gracias a las actividades humanas, los niveles de CO2 en la atmósfera de hoy son los más altos en los últimos 15 millones de años, y esto seguirá aumentando.

El cambio climático influye en la transmisión de enfermedades transmitidas por vectores, alimentos y agua

El aumento de las temperaturas, los cambios en los patrones de precipitaciones y el aumento del nivel del mar pueden afectar la abundancia y la distribución de los vectores y los patógenos que se transmiten tanto en el tiempo (duración de las temporadas de transmisión) como en el espacio (extensión en latitud y altitud). Por ejemplo, el calentamiento de las temperaturas ha influido en la invasión de América del Norte por el virus del Nilo Occidental y la propagación de la malaria a elevaciones más altas en las Tierras Altas de África Oriental. También hay inquietudes de que microbios antiguos o desconocidos puedan surgir en el deshielo del hielo ártico.

Además, los cambios en los patrones climáticos y el daño en la infraestructura después de los fenómenos meteorológicos extremos pueden mejorar la propagación de enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos, como la cólera y las enfermedades diarreicas.

El cambio climático amenaza la seguridad alimentaria y nutricional

Si bien el aumento de las temperaturas y los niveles de CO2 puede ayudar a los cultivos de ciertas regiones, el panorama general es negativo. Se espera que la demanda mundial de alimentos aumente en un 14% por década hasta 2050, mientras que se espera que los rendimientos de los cultivos a nivel mundial disminuyan entre un 1 y un 2% por década, dando lugar a escasez de alimentos, aumento en los precios e inquietud social.

Los impactos del clima en nuestros sistemas alimentarios son múltiples. Por ejemplo, las condiciones más cálidas, la sequía y los fenómenos meteorológicos extremos disminuyen los cultivos básicos, como el trigo, el maíz, el mijo, etc. El aumento de los niveles de CO2 y el aumento de las temperaturas del océano conducen a la acidificación de éstos y al colapso de los sistemas de arrecifes de coral, lo que exacerbará la disminución de peces debido a la sobrepesca y la contaminación. Se ha encontrado que los niveles más altos de CO2 en la atmósfera reducen el valor nutricional de los cultivos como el trigo, el arroz, la cebada y la patata al reducir su contenido en proteínas y minerales.

El cambio climático causará una migración masiva y probablemente aumentará la violencia colectiva

Los expertos militares advierten que los impactos del clima son «multiplicadores de amenazas» que agravarán los factores estresantes, como la degradación ambiental y la inestabilidad política en las regiones vulnerables, catalizando así los conflictos. Históricamente, la escasez de agua y las temperaturas o precipitaciones extremas se asocian con un aumento del conflicto y la inestabilidad sociopolítica. Además de los disturbios civiles, el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos extremos harán que algunas regiones se vuelvan inhabitables. Para 2050, 50 millones y 250 millones de personas podrían estar en riesgo de desplazamiento debido al cambio climático.

El cambio climático representa una amenaza para nuestra salud mental y nuestro bienestar

Estos impactos pueden ocurrir a través de múltiples vías directas e indirectas. Por ejemplo, los fenómenos meteorológicos extremos están asociados con una amplia gama de problemas de salud mental, que incluyen trastornos por estrés agudo y postraumático, depresión, abuso de drogas y alcohol, suicidio y abusos. La destrucción y la pérdida de tierras de origen debido a los impactos del clima pueden disminuir el sentido de pertenencia y el consuelo que las personas derivan de su conexión con la tierra. Además, pueden ocurrir efectos indirectos en la salud mental después de una disminución en la salud física personal o en el bienestar de la comunidad.

A pesar de todo esto, también es importante darse cuenta de que abordar el cambio climático presenta «la mejor oportunidad para ayudar a la salud mundial del siglo XXI».

 

Fuente: Scientific American

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *