Mujeres que cambiaron nuestra comprensión de la ciencia

Categoría/s: Ciencia
ciencia

Hoy en día, las mujeres representan solo el 28 % en las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), y están especialmente poco presentes en ingeniería, física y astronomía.

Sin embargo, esto no significa que las mujeres no hayan contribuido al progreso científico; de hecho, las mujeres están detrás de algunos de los descubrimientos más importantes en las disciplinas STEM, desde la biología hasta la química y la informática.

Estas son algunas de las científicas que hicieron importantes avances científicos, cuyos trabajos siguen ayudándonos hoy en día.

Hilde Mangold 

La científica alemana Hilde Mangold fue una de las pioneras de la embriología, y su trabajo con su asesor, Hans Spemann, reveló un gran avance en la comprensión del desarrollo de anfibios. A través de experimentos de injerto, realizados antes de que se desarrollaran los laboratorios en condiciones estériles que ayudan a los experimentos de hoy en día, descubrió el organizador Mangold-Spemann, un subconjunto de células “predestinadas” necesarias para el desarrollo del sistema nervioso. Estos descubrimientos ayudaron a los posteriores biólogos del desarrollo a comprender mejor el desarrollo de los mamíferos, incluido el desarrollo humano.

Aunque Spemann finalmente ganó un Premio Nobel por asesorar el trabajo de Mangold, ésta murió a temprana edad en un accidente doméstico, antes de que ella pudiera ver el impacto de su trabajo en la comunidad científica.

Rosalind Franklin

Es probable que Francis Crick, James Watson y Maurice Wilkins hayan obtenido el crédito, el Premio Nobel, por descubrir la estructura del ADN, pero probablemente no habrían hecho sus descubrimientos sin el trabajo de Rosalind Franklin.

El trabajo de Franklin consistió en tomar fotografías de rayos X de moléculas de ADN, una técnica llamada difracción de rayos X. Fueron estos rayos X los que ayudaron a Watson a visualizar la estructura de doble hélice del ADN, y a avanzar en el descubrimiento de su estructura química.

Lise Meitner

Esta física nuclear austriaca, descubrió la fisión nuclear, un proceso a través del cual un átomo más grande se divide en dos (o más) partículas más pequeñas. Las aplicaciones de la fisión en el mundo real siguen siendo importantes hoy en día: los reactores de fisión son el tipo más común de reactor nuclear, haciendo que la fisión sea esencial para la producción de energía y (menos gratamente) la fisión es también la química detrás de las bombas atómicas. El colega de Meitner, Otto Hahn, ganó un Premio Nobel por su trabajo.

No obstate, Meitner continuó abriendo caminos en la ciencia. Ella fue la primera mujer en Alemania en lograr un puesto a tiempo completo como profesora, y continuó su trabajo en la Universidad de Estocolmo en Suecia.

Ada Lovelace

Ya sea que estés leyendo esto en tu smartphone, tablet u ordenador, puedes agradecer a Ada Lovelace por ayudar a desarrollar la tecnología informática más antigua. Como matemática en Inglaterra entre principios y mediados de 1800, Lovelace desarrolló su propio lenguaje de codificación y creó lo que a menudo se llama “el primer programa de ordenador“, mucho antes de que se inventaran los primeros ordenadores electrónicos.

Lovelace también hizo predicciones sobre la tecnología que más tarde resultarían ser ciertas, especialmente el valor de las computadoras para las matemáticas y los cálculos, así como el desarrollo.

Hoy, el día internacional de Lovelace ayuda a crear conciencia y celebrar el día de la mujer en las disciplinas STEM.

Jocelyn Bell

Completando nuestra lista de mujeres investigadoras infravaloradas se encuentra Jocelyn Bell, una astrofísica con sede en Gran Bretaña. Bell era una estudiante graduada cuando descubrió el primer púlsar, un tipo de estrella de neutrones que emite una fuerte radiación electromagnética. Los púlsares emiten una radiación tan fuerte que Bell llamó a las ondas de radio que observó Little Green Men o LGMs (hombrecillos verdes), y postuló en broma que podrían provenir de la vida extraterrestre.

Gracias al trabajo de Bell, su consejero Tony Hewish ganó el Premio Nobel de Física en 1974.

Aprender acerca de los púlsares continúa expandiendo nuestra comprensión del universo hoy en día. Los púlsares ayudan a los astrofísicos a identificar las ondas gravitacionales, que pueden indicar la presencia de sistemas estelares.

 

Fuente: Sciencing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *